SOTILLO DE CABRERA

Datos de interés de Sotillo de la Cabrera


INFORMACIÓN SOBRE SOTILLO DE LA CABRERA

Más información sobre Sotillo de la Cabrera

Sotillo
de
Cabrera

Después de Pombriego y antes de llegar a Castroquilame, una desviación a la izquierda lleva a Sotillo, antiguo término municipal de Sigüeya y actualmente del de Benuza.

Se sitúa en la ladera norte del Campo de las Arcas, que prácticamente limita con la provincia de Orense, a 970 m, en una disposición escalonada y en la margen izquierda del río Sotillo, que pasa hacia cierta distancia del núcleo.

El primitivo pueblo parece que se encontraba en otro lugar, llamado Santa Eulalia, y que la nueva ubicación se relaciona con una leyenda en la que un pastor, por mandato de la Virgen, lanzó una piedra. Allí donde cayó fue construida una ermita, en torno a la que fue levantado el actual Sotillo.  Un pueblo que conserva la casa tradicional de corredores volados que casi se llegan a tocar frontalmente hasta hacer de la calle un pasadizo. Un paisaje arquitectónico que muestra los rasgos de aquella vida preindustrial que todavía se puede apreciar en algún molino “rastrero”, hasta no hace mucho bien conservados, aunque su actividad se detuviese hace tiempo. Se integraban estos artefactos en una economía autárquica en la que se combinaban las cosechas de cereal, sobre todo de centeno, con productos de huerta, con la castaña, la ganadería y el tejido de lienzos que aportaban un beneficio extra a las familias. Un entorno de pequeñas parcelas conquistadas al monte denota aquella agricultura de ladera y esfuerzos. Tales formas de vida provocaron emigración y apuestas por un futuro mejor fuera del lugar de nacencia, aunque en la actualidad las minas de pizarra sostienen, de momento, el presente.

Además de la vivienda tradicional, Sotillo ofrece algo más. Para empezar, su iglesia de San Pelayo tiene cierto interés. Fue edificada en 1772, con pórtico, crucero desarrollado y cabecera cuadrada. En aquella época, en 1778, se hizo la ermita de la leyenda contada en líneas anteriores, que se dedicó a Ntra. Sra. de los Remedios. En la actualidad ésta reformada. Tiene como curiosidad un altar de pizarra, y su fiesta se celebra el 8 de septiembre. El 27 de junio está dedicado a San Pelayo, patrón del pueblo.