LAGUNAS DE SOMOZA

Información, lugares de interés, fotos de Lagunas de Somoza


IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN DE LAGUNAS DE SOMOZA

Breve descripción de la Iglesia Románica de Lagunas de Somoza

Lagunas
de
Somoza

Lagunas de Somoza pertenece al Ayuntamiento del Val de San Lorenzo en la provincia de León. Su antiguedad se remonta al año 920 en el que aparece el nombre de este pueblo en un documento de donación que el Obispo de Astorga, San Genadio concede a los monjes del Monasterio de Santiago de Peñalba.

En la parroquia de Lagunas de Somoza, la Iglesia de Nuestra Señora de La Asunción, se albergan importantes restos romanos.

 

Pueblo perteneciente al Ayuntamiento de Val de San Lorenzo, a 1.030 m de altitud en la altiplanicie de la comarca de la Maragatería próxima a Astorga.

En el año 920 fue donado por San Genadio, obispo de Astorga, al monasterio de Santiago de Peñalba. En 1149 vuelve a ser nombrada en la donación que Alfonso VII hace al Obispado de Astorga. En 1549 es considerada como villa.

Tradicionalmente sus gentes se dedicaron a la agricultura y ganadería de ovino y caprino, actividad que alternaron con la arriería y la elaboración de carbón vegetal.

Su iglesia parroquial, que está bajo el patronazgo de la Asunción, posiblemente esté construida sobre un templo visigodo-mozárabe. Conserva restos del siglo XII de su antigua traza románica, como se aprecia en la portada de la fachada norte, donde el acceso se compone de arco de medio punto doblado y capiteles historiados. De ese tiempo se ha conservado en piedra una imagen sedente de la Virgen con el Niño y un Cristo Pantocrátor románico, también del siglo XII. El edificio ha tenido distintas remodelaciones. La cabecera es del siglo XVI y las tres naves en que se compone su espacio interior son de los siglos XVII y XVIII. El retablo mayor es renacentista, con 13 pinturas realizadas por Hernán Pavón (1575). El resto de los retablos, que se distribuyen por el templo, se hicieron en el siglo XVIII. En cuanto a los objetos litúrgicos, posee una cruz procesional hecha por el platero Francisco Soto en 1565.

En las proximidades de la parte posterior se yergue El Moralón, árbol centenario y emblemático, donde antiguamente se celebraban los Concejos.

Además de la magnífica iglesia ha pervivido una ermita, la de San Roque, de las tres que tuvo la localidad. La otra excepción es la existencia de un molino de viento del que únicamente se conserva la estructura circular de sus paredes, con un ancho de 1´5 m de ancho, compuestas por mampostería de cuarcitas y esquistos. Es el único ejemplo de la provincia, junto al que existió en El Cueto de San Bartolo.

Sus fiestas son el Corpus, La Sacramental, que coincide con la festividad de La Trinidad, y San Roque, que se celebra los días 15 y 16 de agosto, y en la que se canta el “ramo”. También es de interés el Vía-Crucis que se realiza la mañana del Viernes Santo.