TODA LA INFORMACIÓN SOBRE FONCEBADÓN

Mapas, fotos, lugares de interés de Foncebadón


FONCEBADÓN

Breve historia de Foncebadón


PARA SABER MÁS SOBRE FONCEBADÓN

Si quieres saber más sobre Foncebadón, pincha en este enlace

Foncebadón

Hito del Camino de Santiago por ser el último pueblo de la comarca de Maragatería antes de entrar en El Bierzo, teniendo su límite después de Manjarín, una vez sobrepasada la famosa Cruz de Ferro, en el alto del puerto de Foncebadón. Este paso de montaña corresponde al que se llamó Monte Irago desde los primeros tiempos de la Edad Media. En el lugar, emblemático donde los haya, el rey Ramiro II convocó un concilio y existió una alberguería llamada de San Salvador de Irago, levantada en el siglo XI por el ermitaño Gaucelmo. No hace muchos años, allí mismo se construyó una ermita dedicada al Apóstol Santiago.

El pueblo, que se sitúa a 1.430 m de altitud en plenos Montes de León, pertenece actualmente al Ayuntamiento de Santa Colomba de Somoza. Tuvo hospital de peregrinos y por aquí pasó la Calzada Real, también llamada Carrera de Galicia o Camino Gallego, hasta que, a partir de 1763, se inicia la construcción de la actual carretera de la Coruña, abandonándose este acceso que cruzaba Maragatería de Este a Oeste en dirección a las tierras bercianas y gallegas.

Se cita por primera vez en documento escrito en una carta de donación del año 1102. A partir de la fecha aparece en otra serie de documentos. En el siglo XVIII poseía una parada de postas y durante la Guerra de Independencia fue arrasado, por lo que el nuevo Foncebadón aparece desplazado hacia el Este. En la segunda mitad del siglo XX se quedó sin población, volviéndose a recuperar a partir de un albergue de peregrinos y un posterior alojamiento de turismo rural.

El entorno, que tiene especial interés biológico por su melojar y un bosque de acebos, está repoblado de pinos, que jalonan gran parte del acceso a la cascada de la Fervieza, cuyo camino está indicado. Igualmente, cerca del pueblo está la Fuente de las Brujas, lugar donde la superstición hizo creer que allí se reunían las brujas cada 30 de abril.