BOISAN

Para saber más sobre Boisán


BOISAN

Información sobre Boisán

Boisán

Pueblo del Ayuntamiento de Lucillo, en plena comarca de Maragatería, a 1.050 m sobre el nivel del mar, altitud que no impide que sea un lugar frondoso. Por él desciende el arroyo de la Devesa, afluente del río Duerna.

En su entorno, el Castro de las Torrecillas se ha catalogado como un asentamiento de la II Edad del Hierro, mientras que la Corona de Boisán y El Canalón, son yacimientos de época romana altoimperial.

La existencia del actual núcleo se remonta, cuando menos, al año 908, momento en el que se le nombra como “Buisane”, quizá derivado del nombre latino Busianus o del medieval Buisanus. Hacia 1150, se le conoce como “Buisam”.

En su día se dedicó a la agricultura y ganadería, al tejido de estameñas y lienzos y, algunos vecinos, a la arriería. El lugar y la arquitectura que singularizan el pueblo, justifica el que Concha Espina lo citase en su libro La Esfinge Maragata.

Su templo parroquial, dedicado a San Juan, posee tres naves con cabecera del siglo XVI con bóveda de crucería. A finales del mismo siglo interviene Pedro de Lastra en las arquerías, torre y escalera. El retablo de la capilla mayor es barroco. Conserva otros dos retablos, colocados en la cabecera de cada nave. Están dedicados a la Virgen del Rosario y a San José, respectivamente, siendo este último el más interesante. La imagen más antigua es un San Blas, que se ha datado del siglo XII. Hubo una ermita, la de San Miguel, hoy desaparecida.

En el apaciguado vivir de las pocas gentes que lo habitan durante el invierno, aparece un taller artesanal dedicado a la cerámica, cuya autora es Mª José Requejo.

Su fiesta más celebrada es la de San Juan Bautista, que comparte cada 24 de junio con La Sacramental, y San Juanico, el día 25.