ASTORGA, MARAGATERÍA

Datos de interés de Astorga


ASTORGA

Información general de Astorga


ASTORGA ROMANA

Un paseo por la Astorga Romana


MUSEO DEL CHOCOLATE DE ASTORGA

Más información del Museo del Chocolate de Astorga. Visitaló


MUSEO ROMANO DE ASTORGA

Más información del Museo Romano de Astorga. Visitaló


MUSEO DE LA CATEDRAL DE ASTORGA

Más información del Museo de la Catedral de Astorga. Visitaló


MUSEO DE LOS CAMINOS DEL PALACIO DE GAUDI

Más información del Museo de los Caminos del Palacio de Gaudí de Astorga. Visitaló


ALBERGUES EN ASTORGA

Más información sobre los albergues en Astorga

Astorga

La primera presencia romana se remonta a una vexillatio o destacamento de la Legio X Gemina, en los años posteriores a las guerras cántabras, entre el año 15 y 10 a.C. Después de la guerra de Augusto contra los Cántabros y Astures, entre los años 29 y 19 a.C., se levanta un campamento en el lugar. Éste será el inicio definitivo de su romanización, que se vería reforzado por el Pacto de Hospitalidad del año 27 y por la conversión del poblamiento, a principios del s. I d.C., en civitas, es decir, en Asturica Augusta, ciudad de la provincia Tarraconense. Será, además, el momento de la construcción de la primera muralla, superada a mediados de ese siglo por la propia expansión del recinto.


En el interludio de los gobiernos de Claudio y Vespasiano se convierte en capital del Conventus Iuridicus Asturum. Por tal motivo, y adquirida una notable relevancia durante los ss. I y II, Plinio el Viejo la denominó urbs magnifica. En el s. III se construye una nueva muralla, se integra en la provincia Gallaecia, con capital en Braccara, y se convierte en sede episcopal en el año 252, teniendo como primer obispo a Basílides. Pero será a partir del siglo III cuando comienza su decadencia, después de convertirse en importante cruce de vías romanas, centro de las explotaciones del oro existentes en la zona y núcleo mercantil y administrativo de primera orden.

En el s. V conoce la invasión de los suevos, en 569 el ataque de Leovigildo y en 714 su destrucción por los árabes. Diezmada, sería repoblada por el Conde Gatón en 853. Después de que el rey García I instalase la corte en ella, sería atacada en 987 y en 995 por Almanzor.

A finales del s. XI dejaría de ser Condado, iniciando una nueva andadura como Tenencia. Con Fernando III se convertiría en Señorío. En 1465 pasa a ser marquesado cuando Enrique IV nombra a Álvaro Pérez Osorio primer marqués de Astorga. En los años finales de este siglo XV se reconstruyen las murallas y recibe la visita de Fernando el Católico.

Durante los siglos siguientes vive una cierta atonía, aunque en el s. XVIII se advierte una mejora refrendada por la fundación del Seminario Mayor. Con la Guerra de la Independencia, los franceses la hacen capital de la Prefectura del Esla. Sufre la desgracia de los asedios, con hechos heroicos por parte de la población y de personajes como el general Santocildes y el usar Tiburcio, que murió en defensa de la ciudad. Liberada y repuesta de este acontecer bélico, a mediados del siglo XVIII comienza un nuevo período de bonanza con hijos ilustres de la ciudad, que ocuparon cargos de relevancia en el gobierno de la Nación, como Pío Gullón Iglesias, ministro de Sagasta, o Manuel García Prieto, ministro de Gobernación en 1905. Esto, y otras circunstancias, darían como resultado un gran crecimiento a finales del s. XIX y principios del s. XX, instalándose numerosas industrias entre las que hay que destacar las dedicadas a la elaboración de chocolate. Fluye el movimiento comercial, al que contribuiría la llegada en 1886 del ferrocarril y en 1898 la línea férrea Astorga-Plasencia. Se crean numerosos diarios y semanarios, la vida cultural se vuelve dinámica y atractiva y surge un elenco de poetas y literatos que constituyeron la definida por Gerardo Diego “Escuela de Astorga”, de la que formarían parte los poetas Juan y Leopoldo Panero o el escritor Ricardo Gullón.

Pero también se produjeron sucesos como el incendio del antiguo palacio episcopal en 1886, aunque esto provocó que se encargase a Antonio Gaudí la construcción de un nuevo edificio que hoy se utiliza como Museo de los Caminos.

En el pasado como en la actualidad, funciona como capital económica y cultural de la Sequeda, de la Maragatería y de la Cepeda, comarcas de su entorno que atesoran rasgos bien definidos dentro de la heterogeneidad de la provincia de León. Por otra parte, a su municipio pertenecen Castrillo de los Polvazares, Murias de Rechivaldo, Santa Catalina de Somoza y Valdeviejas, pueblos que se distinguen por ser maragatos. Hoy, la vieja y a la vez renovada Astorga, resulta ser, como siempre lo fue, una referencia de León y del Camino de Santiago, un pequeño “cofre” declarado Conjunto Histórico en 1978, del que citaremos solo los edificios más señalados, aunque por ello no debemos olvidar el Aljibe, la iglesia de San Bartolomé, el santuario de Fátima, el edificio de los Padres Redentoristas, el convento de Santa Clara, la casa del Pertiguero, la iglesia de San Andrés, la iglesia de San Francisco, el Seminario Mayor, la casa señorial de los Pernia y Fuente Encalada.

Por otro lado, la comarca de Maragatería, con su “Ruta del Oro” o el mismo Camino de Santiago que la atraviesa, son otras expectativas que emplazan al viajero para un futuro en el que pueda conocer la vida y la cultura tradicional de estas tierras o reconstruir, con el propio caminar, la redención del peregrino medieval hacia Santiago de Compostela.