MUSEO DEL BATÁN Y COMUNAL

Si quieres saber más sobre el Museo del Batán pincha aquí


VAL DE SAN LORENZO

Breve historia del Val de San Lorenzo


TODA LA INFORMACIÓN SOBRE EL VAL DE SAN LORENZO

Información de  Las Cuevas


AYUNTAMIENTO DEL VAL DE SAN LORENZO

Enlace al Ayuntamiento del Val de San Lorenzo


LA INDUSTRIA TEXTIL

La historia de los textiles de Val de San Lorenzo

Val
de
San Lorenzo

Es uno de los pueblos más interesantes de la comarca de Maragatería, independientemente de que sea cabecera del municipio. Como tal núcleo ya existía en el s. XI, aunque perteneciente a la Iglesia de Astorga. Lo formaban cuatro barrios: San Lorenzo, San Esteban, Santa Olaya y Ballesteros, de los cuales solo ha prevalecido el primero.

En el entorno se han hallado restos de la I y II Edad del Hierro, así como romanos de época altoimperial y tardorromana en el lugar de Los Castros.

En el año 1046 se le cita como “Sancti Laurenti” y “Sancto Laurentio”. En 1162 se le reconoce en un texto que dice “In valle Sancti Laurenti”.

La importancia de Val de San Lorenzo radica en la artesanía textil, que es la que le ha dado fama y constituye su principal atractivo. Tal industria se remonta al siglo XVII, época en la que los vecinos se dedicaron a tejer paños. En el siglo XIX se produjo una profunda crisis textil ante el empuje de la industria catalana, lo que llevó a los tejedores residentes a mecanizar sus telares y aprender las nuevas técnicas en talleres palentinos. A partir de 1858 sus características mantas adquirieron gran prestigio, recibiendo galardones en la Exposición Regional de Lugo (1896) y en la Exposición Internacional de París (1900).

En 1920 varios artesanos constituyeron una comunidad, llamada La Comunal, para instalar la primera fábrica mecanizada moderna, que actualmente ocupa el Centro de Interpretación Textil. Asociado a él está el Museo-batán, lugar donde se abatanaban los paños una vez tejidos. Desde entonces se han mantenido distintos talleres que ofrecen una manufactura adaptada a los tiempos de hoy, sin prescindir del hacer artesanal y de las piezas que siempre les han distinguido.

Respecto al patrimonio inmueble, hay que comenzar por la iglesia parroquial, obra del siglo XVI trazada por Juan de Alvear, que tiene como patrono a San Lorenzo. Es planta de cruz latina, con torre cuadrada de 1626, pórtico y un reloj de sol hecho sobre una pizarra. Se incendió en 1936, y del desastre únicamente se salvaron la cabecera y algunos retablos. El retablo mayor es del siglo XVII, presidido por la imagen de la Virgen de la Carballeda, patrona del pueblo, que es talla de finales del siglo XIII. En las capillas laterales se distribuyen otros retablos, también del siglo XVII. Se conserva una imagen dedicada a la Virgen de las Nieves, traída de la ermita de San Antonio, un cáliz del siglo XV, así como una custodia y una cruz parroquial, ambas del siglo XVII. La ermita fue construida en 1719, aunque se añadió una torre en 1896 y un reloj realizado por Antonio Canseco.

La arquitectura tradicional es otro de los atractivos del núcleo, con palomares de planta cuadrada y los distintos pozos que se distribuyen por sus calles. A la entrada del pueblo, si se accede desde Astorga, un sombreado parque a orillas del río Turienzo no solo sirve de solaz sino también para jugar al particular “bolo maragato” y para hacer todos los años en el mes de agosto una feria de artesanía. En el lugar, además de la artesanía de la lana, hay artesanos de forja decorativa y de la madera.

Por la localidad transcurría el Camino Gallego o Calzada Real, que procedente de Lugo se unía en Palacios de la Valduerna a la Vía de la Plata (Mérida-Astorga). En este tramo de Val de San Lorenzo se conserva una capilla de Ánimas construida en 1636 y restaurada en 1988. En ella los caminantes arrojaban monedas para ser protegidos en el trayecto.

Las fiestas son La Sacramental, la última semana de mayo, San Lorenzo, el 10 de agosto y la Virgen de la Carballeda, el primer fin de semana del mes de septiembre, con una procesión digna de verse, formada por el carro triunfante que porta a la Virgen, los ramos y las mayas, antiguamente acompañados por danzantes.

Dispone de alojamiento de turismo rural y restaurantes, así como oferta de productos cárnicos de la Asociación de Ganaderos y Criadores de Carne de Montañas de Teleno.