LUCILLO

Para saber más sobre Lucillo


LUCILLO

Más información sobre Lucillo

Lucillo

Se sitúa sobre un teso que llaman de San Mamed, a 1.215 m de altitud, lugar donde según Pascual Madoz hubo una antigua ermita dedicada a ese santo, al que los habitantes invocaban en el pasado para protegerse del rayo. Dicha ermita se construyó sobre los restos de un castro o corona que estuvo habitado en la I y II Edad del Hierro. En la Edad Media alojó igualmente población, de modo que desde principios del siglo X es citada con el nombre actual de “Lucillo”.

Recientemente se han hallado dos petroglifos y una serie de inscripciones, oquedades y dibujos, a las que se les calcula una antigüedad superior a 4.000 años. En principio, parecen ser del período Calcolítico, realizados en los años iniciales de la Edad del Bronce. De la presencia romana únicamente quedan los vestigios de las minas auríferas de Val de los Carros y de Las Cabuercas, explotadas según la modalidad denominada de “peines”.

Lucillo es la capital de un amplio municipio donde se celebró una importante feria los primeros lunes de cada quincena, siendo las cercanas a las festividades de Reyes, Pascua y la Virgen de Agosto las de mayor afluencia de gentes, especialmente de La Cabrera. En ellas se vendían ganados y cambiaban jamones por tocino. Actualmente, de las artesanías que seguro se vendieron en estas ferias, queda una sola, la que realiza Juan Enrique Martínez con la madera.

El pueblo ofrece una fisonomía más labradora, lo que se refleja en la casa tradicional y en la arquitectura auxiliar. Son construcciones que presentan corredor y cubiertas que comienzan a ser de losa. Conserva un interesante grupo de pajares con cubierta de paja de centeno, que son de los pocos que todavía perviven en la comarca. Fue también lugar en la que se realizaron artesanías de la madera e instrumentos musicales populares, como son el tamborín y la flauta característica de la Maragatería. Todavía se pueden adquirir alguna de estas piezas.

Su iglesia parroquial es la de San Martín, de tres naves, con retablo del siglo XVIII en la capilla mayor. En las naves laterales se han dispuesto cuatro retablos de los siglos XVII y XVIII con diversas advocaciones (El Rosario, Santa Lucía, del Cristo y San Antonio de Padua).

La ermita de San Mamed es la única que queda de las cuatro que tuvo la localidad. En ella se convoca una romería el primer domingo de agosto. Además se celebran la fiesta del Corpus, la fiesta de la Sacramental el domingo siguiente al jueves del Corpus Christi, y San Martín de Tours el domingo siguiente al 11 de noviembre.