TODA LA INFORMACIÓN SOBRE MORLA DE LA VALDERÍA

Información, datos de interés, donde comer, donde dormir en Morla de la Valdería


MORLA DE LA VALDERÍA

Si quieres saber más sobre Morla de la Valdería, pincha en el siguiente enlace

Morla
de
La Valdería

Desde Castrocantrigo, a cuyo municipio pertenece, se llega a Morla, un pueblecito a 1.015 m de altitud, en la cuenca terciaria del río Ería que, a su pase por el lugar, fluye por la misma base del Monte Ladrones. El término forma parte de la Zona de Especial Protección de Aves de los Monte Aquilanos.

Su nombre, que puede significar “colina pequeña”, está formado por la raíz hidro-oronímica “mor” y el sufijo prerromano “ala” o quizá el latino “ula”, que dan lugar al topónimo Morla.

La presencia humana en la zona se remonta, posiblemente, al Neolítico o al Calcolítico hacia la Edad del Bronce Medio, pues existen unas pinturas rupestres en la Peña del Pozo de Rocebros que así parecen indicarlo. Pero también hay otros indicios de época romana manifestados en las explotaciones auríferas de Predara del Campo, El Olleiro, El Carril, El Covanallo y algunas más.

Conserva interesantes ejemplos de arquitectura tradicional en la transición de La Valdería a La Cabrera, en la que el corredor se convierte en un elemento común. En la parte norte del pueblo, entre el caserío, se pueden contemplar unos magníficos castaños, algunos con más de 20 m de altura.

Posee Morla una ermita, la del Cristo de la Piedad, y una iglesia de espadaña y planta de cruz con cabecera cuadrada. Sus festividades son Santa Eulalia, patrona del pueblo, cuya fiesta es en diciembre, San Isidro y San Bartolo, fiesta principal que se celebra el 24 de agosto. Con todo, al pueblo se le conoce más por la obra de un nacido allí, Salvador Teruelo, que, con la colaboración de José A. Valverde, publicó un libro titulado Los lobos de Morla, que no solo describe aspectos de la vida del lugar sino también del mundo del pastoreo y, principalmente, del lobo, auténtico tratado sobre este animal y su caza, elaborado desde la observación y la propia experiencia.